Los propietarios forestales se reúnen por primera vez en Castilla y León


16 enero 2017

Una nueva fiscalidad, mayor número de ayudas y subvenciones,  la dinamización del sector, el asociacionismo y la certificación forestal fueron algunos de los temas tratados en el I Encuentro de Propietarios Forestales de Castilla y León.

 

El encargado de dar la bienvenida fue Juan Carlos Suárez-Quiñones, Consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, quien animó a los propietarios forestales privados a agruparse y señaló su intención de mejorar el marco normativo y el diálogo sectorial e intersectorial,  promover encuentros con los propietarios forestales, mejorar el marco normativo con menos exigencias administrativas y potenciar la actividad forestal y la movilización de los productos forestales.  En el ámbito de la gestión forestal, señaló que “el modelo de gestión de los montes públicos en esta región es, sin duda alguna, un referente en producción forestal certificada”.




A continuación, Jesús Castaño Nieto, Presidente de FAFCYLE, señaló que “Las ayudas públicas al colectivo de los propietarios forestales privados son insuficientes” y reivindicó una mayor participación en las subvenciones procedentes de la PAC (Política Agraria Comunitaria).

Joan Rovira, Secretario General del Consorci Forestal de Catalunya, presentó el modelo de organización de la propiedad forestal en Cataluña. Una región en la que el 77% de la propiedad forestal es privada. Se estima que existen 200.000 propietarios. El 52% de las fincas tienen menos de una hectárea y el 1,2% de las propiedades tiene más de 100, representando el 42% de la superficie forestal.

La propiedad está agrupada mayoritariamente en torno al Consorci Forestal de Catalunya. Según Rovira “La certificación forestal agrupada favorece a los propietarios siendo en esta región gestionada a través de PEFC Cataluña” El 50% de la superficie forestal está ordenada y de esas fincas sale más del 70% de las cortas de madera de la región. El Consejo de Administración del Centro de la Propiedad Forestal de Cataluña está formado por propietarios forestales y supone una “ventanilla única” donde éstos pueden dirigirse.




Patricia Gómez Agrela
, gerente de COSE, afirmó que hace falta una definición en la legislación actual que contemple la figura del “selvicultor activo”, que no es otra que la del propietario forestal que cultiva o cuida su monte. 

Hizo hincapié en la injusticia que supone para el propietario forestal no optar a las mismas ayudas que el agricultor y apeló a que las políticas y administraciones ayuden a los propietarios que realizan un plan de gestión y certifican su territorio. En el año 2.000 COSE consiguió que los selvicultores pudieran tributar el IRPF declarando las ventas de madera de sus fincas. En la actualidad existen deducciones en el impuesto de la renta en aquellos montes que tienen una gestión forestal sostenible y afirmó que los incentivos a este tipo de gestión son la mejor manera de generar actividad en el monte y generar así riqueza. También habló de los beneficios de crear organizaciones interprofesionales en el sector de la castaña, piñón, resina, chopo, etc. “Todos los acuerdos que alcanzan estas organizaciones interprofesionales han de ser respetados por todo el mundo y sirven para organizar el sector y fortalecer los mercados.”




Angel Manuel Sánchez Martín
, Jefe de Servicio de Restauración de la Vegetación de la Junta de Castilla y León, informó acerca de los problemas a los que se enfrenta la gestión de los montes privados: masas envejecidas, minifundios, abandono del medio rural, la falta de acceso a la información, etc. Y las soluciones que se ofrecen desde la Administración, mediante formación, proyectos piloto y ayudas y subvenciones tanto en materia de forestación como preventivas.

José Angel Arranz Sanz, Director General del Medio Natural de la Junta y Castilla y León,  afirmó que la futura PAC se orientará hacia medidas que preserven y favorezcan al Medio Ambiente y que “a partir de ahora va a tener en cuenta también a la actividad forestal, porque será una política destinada esencialmente a mitigar el cambio climático”. Destacó la importancia del asesoramiento a los propietarios forestales y las líneas de subvención a través de los PDR (Plan de Desarrollo Rural) y de la PAC. Además, señaló que Castilla y León es una región con una gran tradición forestal (el 51% de la superficie de Castilla y León es forestal, es decir, 4,9 millones de hectáreas), que en los últimos años ha pasado de poner en el mercado 1 millón de metros cúbicos madera a poner 3,6 millones, que a pesar de padecer graves problemas de plagas lidera el sector del piñón, se pone a la cabeza en los de la castaña y la biomasa y es referente y modelo en la gestión del recurso micológico y de la resina en el resto de España.



Por su parte Lorenzo A. Rodríguez Martín, del Servicio de Gestión Forestal de la Junta de Castilla y León, expuso la evolución de la planificación y la certificación forestal en esta región. “En la región la superficie forestal privada ordenada es proporcionalmente muy inferior a la pública”,señaló. La Mesa Intersectorial de la Madera de Castilla y León gestiona 706.000 hectáreas con certificado PEFC de las cuales 46.000 pertenecen a montes privados y 660.000 a montes públicos.

Ana Belén Noriega, Secretaria General de PEFC España, destacó que la planificación es esencial para gestionar, organizar y mejorar e instó a la Administración a facilitar los instrumentos necesarios para ello. Asimismo afirmó que “La certificación PEFC es una medalla que premia a los propietarios forestales que lo hacen bien, en la actualidad son 20.000 propietarios forestales con cerca de 2.000.000 de hectáreas los que apoyan el sello PEFC”. “La certificación de gestión forestal sostenible aporta al producto un valor añadido”, concluyó.

 


 



El evento que tuvo lugar el pasado 16 de diciembre en el Edificio PRAE de Valladolid,  estuvo organizado por FAFCYLE, Federación de Asociaciones Forestales de Castilla y León, que celebraba su 25 aniversario.