Historias de éxito

Las empresas que han apostado por el
sello de certificación PEFC nos cuentan
sus historias de éxito

Impriarte: “Es importante hacer llegar al consumidor final productos obtenidos de manera responsable”



Impriarte es una PYME familiar, ubicada en Humanes de Madrid, dedicada a la impresión de estuchería, etiquetas adhesivas y al desarrollo y fabricación de PLV. Fundada por Andrés Cámara, Impriarte lleva  casi 25 años de experiencia en el sector de la impresión offset sobre cartón. Es proveedor principal de varias empresas referentes en los sectores farmacéutico y fitosanitario. Con el paso del tiempo, ha ido ampliando la oferta de productos, no solo en cartón, como el envase de uso alimentario, para el que contamos con Registro Sanitario, sino también producciones en metal, plástico y madera.

El abanico de productos certificados que podemos ofrecer a nuestros clientes incluye la papelería corporativa e impresión de folletos, la estuchería y envase de uso alimentario (sobre cartoncillos normales o contracolados), las etiquetas adhesivas, y finaliza con la gama de PLV, formada básicamente por expositores de suelo y mostrador, lineales, tótems y expositores en madera.

Nos decidimos por la certificación PEFC, alentados por la variedad y cantidad de productos certificados en el mercado. No nos llevó a ello el requerimiento de clientes o el interés en concursos públicos. Fue pura conciencia ecológica: si el suministro de materias primas no procede de fuentes sostenibles, no seremos viables.

Pero hemos decidido no quedarnos ahí. Nuestros centros productivos funcionan con energía 100% renovable y en breve compensaremos nuestra huella de carbono en proyectos forestales de absorción de CO2 en España.

Sólo el hecho de informar a nuestros clientes sobre la certificación PEFC, darles a conocer los principios con los que nos hemos planteado guiarnos, hablar de la importancia de la elección de materiales que no necesariamente suponen una inversión mayor para producir un determinado producto, generó un gran interés. Un interés tan grande que muchos de ellos, nos consultaban periódicamente sobre el estado de nuestra certificación.

Aun siendo una pequeña empresa, por mínimo que resulte, es importante que nuestro impacto sobre el medio ambiente sea lo más neutro posible, y queremos contribuir a generar esa misma consciencia en nuestro entorno.

Nuestro mundo se encuentra en constante evolución. La población aumenta, lo que repercute en el consumo, y debe ser una exigencia común que los recursos naturales no procedan de explotaciones ilegales y descontroladas. Es importante hacer llegar al consumidor final productos obtenidos de manera responsable, y que este sea consciente de ello.

En la actualidad, la sociedad acepta con normalidad productos no certificados, porque realmente no es consciente de la procedencia ni el problema que genera un producto no sostenible. El sello sobre un producto certificado genera valor añadido sobre otro que no lo es y que se contempla como normal. Lo ideal sería que la procedencia certificada fuera lo habitual, y se generase rechazo sobre el producto no certificado.

Mario Sanguino
Director Impriarte



Impriarte