Historias de éxito

Las empresas que han apostado por el
sello de certificación PEFC nos cuentan
sus historias de éxito

Fundació Privada Ilersis, una compañía para mejorar el mundo



En 1975, 14 familias leridanas fundaron la Associació Shalom, una entidad de carácter social sin ánimo de lucro y declarada de utilidad pública, que en 2013 se constituyó en Fundación, bajo la denominación de Fundació Privada ILERSIS. Nuestra misión es la integración sociolaboral de personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental, asegurando su continuidad dentro del ámbito social de la entidad y cubriendo sus necesidades en cualquier situación de su vida.

Nuestra organización dispone de un Centro de Atención a la Discapacidad en el que se desarrollan los servicios de terapia ocupacional, residencia y pisos tutelados, y un Centro Especial de Empleo en el que trabajan 164 personas con discapacidad, lo que representa el 70% de nuestra plantilla. Tenemos múltiples áreas de negocio, aunque la más antigua es la carpintería, en la que se fabrican cajas y estuches de madera y una gran cantidad de soluciones ad-hoc de alta calidad, avalado por nuestros más de 30 años de experiencia.

Nuestra entidad pretende conseguir la excelencia a través de la responsabilidad social, la innovación social y la responsabilidad ambiental. Estamos certificados en ISO 9001 de calidad, 14001 de Medio Ambiente,  ISO 14064 de emisiones de gases de efecto invernadero y disponemos de un Sistema de Gestión Integrado. Además, contamos con la NIMF15, estamos registrados en el Registro Oficial de Operadores de embalajes de maderas (ROEMBA) y tenemos la certificación PEFC.

El certificado PEFC nos proporciona la garantía para que nuestros clientes tengan la certeza que están comprando productos de bosques gestionados sosteniblemente. Pero también, esta certificación nos otorga credibilidad como empresa, trasladando a nuestro entorno la profesionalidad con la que trabajamos en nuestro día a día.

La certificación PEFC es, además de un requerimiento necesario de algunos de nuestros clientes, una herramienta más que nos permite mostrar a nuestros clientes nuestra implicación con la Responsabilidad social corporativa y, en especial, con la responsabilidad ambiental.

Somos conscientes de nuestro consumo de materias primas, plenamente vinculado a los bosques, y por ello queremos potenciar políticas que propicien un retorno al medio ambiente y a la sociedad. Creemos en la economía circular y por eso hemos instalado una estufa de madera en uno de nuestros emplazamientos que nos permite calentar los más de 2000 m2 de la nave aprovechando el residuo de madera cruda y el serrín compactado que producimos en la carpintería.

Por otro lado, vamos a aprovechar la certificación en ISO 14064 de emisiones de gases de efecto invernadero para medir y reducir nuestras emisiones, con un objetivo de reducción del 15% para el año 2020.

Teresa Benet Balagueró, Gerente

 

 Drasanvi